jueves, 26 de julio de 2012

El agente olvidado – El sector privado y la nueva ciudad


Google Maps ©2012 Google

De todos los actores que participan en el hacer (o actual deshacer) de nuestra ciudad, el malo de la película parece ser siempre la empresa privada. Y en la mayoría de los casos pareciera como que si se esforzará para dejar bien claro que lo es. 
Pensamos que no existe otro camino que el que vemos a diario en nuestras ciudades, en los que unos hacen negocios de alto rendimiento a como de lugar y más allá de todo sano principio de sostenibilidad, mientras que otros se desesperan y se indignan porque ven desaparecer lo que para ellos y para la ciudad es caro. Queda entonces claro que como en otros ámbitos de nuestra convivencia como sociedad, las posiciones terminan una vez más taladrando la disharmonía por todos conocida. Canto con inmediata respuesta, va si o si contra no va de ninguna manera.
La pregunta aparece por si sola. ¿Qué otros caminos tenemos? Pero más importante es reflexionar como abrir espacio para que la empresa se inserte en el cuidado del patrimonio cultural de la ciudad. Es decir la pregunta debería también ser ¿cómo metemos al empresario inmobiliario o al propietario en la ecuación? ¿cómo involucrar o hacer partícipe en el partido al dueño de la pelota, en el sentido en que es el que tiene recursos económicos o los títulos de propiedad?
Si en el pasado hubo la iniciativa "Adopta un balcón", ¿por qué no buscar nuevas formas para jugar todos en el mismo equipo? A modo de metáfora: no solamente se trata de reflotar al Defensor Lima por la tradición deportiva que algún día contuvo y que perdió, sino llevarlo de segunda a la primera liga, y tentar desde allí alcanzar el campeonato o el acceso a las copas internacionales. Posibilidades existen muchas, para comenzar se proponen dos:

Empresa y desarrollo urbano - Un antigua Cervecería se convierte en faro

La Unión de Cervecerías Peruanas Backus y Johnston S.A.A. tiene la privilegiada oportunidad de sentar antecedentes de resonancia mundial si quisiera. Lo tiene todo a su disposición: su antigua cervecería, un complejo industrial, inútil hoy, pero con alto valor como patrimonio industrial, rodeado de áreas industriales que se pueden convertir en espacios para las nuevas industrias creativas y nuevas formas de vida urbana, a un salto del Centro de Lima, todo insertado a su vez en una de las zonas más espectaculares de la Lima Patrimonio de la Humanidad, el antiguo Rímac, que necesita para, en primer lugar sobrevivir, y luego reinventarse, un gran proyecto faro que active los procesos de recuperación y urbana. Eso no es inventar la pólvora, se ha hecho en muchas ciudades del mundo, en muchas oportunidades con resultados favorables desde un punto de vista económico.
La antigua cervecería del Rímac tiene potencial para albergar un museo de la cerveza, si se desea, espacios para oficinas, lofts y otros conceptos que ofrece el principio urbano de una ciudad de caminos cortos que une trabajo con vivienda. Su dueño no tendría que salir, todo lo contrario: se quedaría allí retornando al centro de la ciudad con sus oficinas para la alta gerencia, con sus áreas de marketing y de responsabilidad social, cerca de Palacio de Gobierno, del ministerio de Economía, de la Sede de "El Comercio" o de "Caretas", pero no tan cerca tampoco porque siempre tendrán el Río Hablador de por medio. 
Si además se combinase esta puesta con el megaproyecto Rio Verde de la Municipalidad de Lima o los proyectos de puesta en valor que están siendo desarrollados una vez más para el Rímac, el impacto será revolucionario y de resonancia mundial. Todos ganarían: la ciudad un nuevo espacio de alta calidad, el Rímac y su población el poder dejar de ser ese agujero negrismo que es hoy, la compañía un retorno triunfal al lugar donde nació, además de una nueva imagen corporativa.
El éxito económico de una empresa de esta envergadura no se puede garantizar. Pero de estos riesgos que contiene toda inversión sabe mejor que nadie todo empresario. No se puede asegurar al 100% que un nuevo producto se convierta en un éxito, pero se puede hacer todo lo posible para que este sea más probable.

Rascacielos multifamiliares autosostenidos - Coproducción de ciudad y una nueva Avenida Brasil

Las inmobiliarias y sus bancos asociados, que están plantando los grandes multifamiliares por toda la Av. Brasil, podrían adoptar por ejemplo ese hermoso bloque de viviendas multifamiliares en la Avenida Brasil, frente al Colegio de Jesús (cuadra 24). 

Aun conservan casi todos su estructura y diseño original. Es decir, estas inmobiliarias, junto con la Municipalidad de Lima, podrían ponerse de acuerdo con los otros agentes de la ciudad que tienen algo que decir, que cuadras de la Av. Brasil son aptas para sus proyectos y en cuales se decide conservar o limitar la altura para proteger el paisaje o algún inmueble de alto valor patrimonial, como la cuadra arriba mencionada o algunos de los varios y antiguos colegios en la avenida, entre otros.

Resultado de imagen para av brasil lima
http://cde.peru21.pe/ima/0/0/0/7/3/73368.jpg

Podrían a su vez comprometerse, ya que ofrecerán rascacielos multifamiliares al “skyline” de la avenida, ejerciendo de paso considerable presión sobre los servicios urbanos que todos pagamos, incluir estacionamientos en sus sótanos, espacios para tiendas y usos abiertos, así como espacios públicos de pequeña escala (vest-pocket park). En la medida que la población de la Av. Brasil se dispara, podrían separar algunos de sus sótanos para estacionamiento público. Cobrando por supuesto. En concreto: si construyen 20 pisos en la superficie, entonces pueden escavar mínimo 6 sótanos. Y de estos, los dos primeros los podrían usar como una playa de estacionamiento abierta al público. Los sótanos del 3 al 6 quedarían para los habitantes del multifamiliar.
Los ingresos que obtenga la playa de estacionamiento podrían pasar por unos años a un fondo para poner en valor los inmuebles adoptados, o al banco para acelerar la cancelación de los préstamos. Y cuando el edificio ya pertenezca totalmente a sus habitantes, a la junta de vecinos para que lo use en el mantenimiento del mismo. Eso significaría solamente que tendrían que cavar más hondo. Y obtener en vez del % en ganancias netas a  las que están acostumbrados hoy, algo menos pero de manera más sostenible para ellos, para sus clientes, para la ciudad. Bien puesto, un proyecto de este tipo encontraría una clientela muy rápido, además de posicionar de manera inmejorable a la inmobiliaria y a sus socios bancarios como empresas con una visión de ciudad contemporánea. Es cierto que significará para la inmobiliaria cambiar la manera de hacer su negocio. Pero ello es, visto con lo que ganarían mirado desde una posición panorámica y estratégica, un sacrificio que pueden asumir sin riesgo alguno para sus accionistas. 

Y, siguiendo a Nueva York, que lo aplica hace más 40 años, se podría hacer además y dado que la presión por el crecimiento vertical de la ciudad es imposible de detener, que por cada piso de un proyecto inmobiliario que pase de la altura estándar acordada para la zona y siempre que sea factible desde un punto de vista de crecimiento urbano sostenible, el proyectista deje en el predio que interviene una determinada cantidad de metros cuadrados como espacio abierto al uso público a disposición de la ciudad. Pero este es ya harina de otro costal y tema para otro artículo.


Waterfall Garden Park, Pioneer Square, Seattle, Washington, Photo by Joe Mabe

Los "vest pocket parks" son un ejemplo la posibilidad de insertar el capital privado o a la sociedad civil en la generación de espacios de acceso público. Ligados incialmente a requerimientos formales de construcción y ampliación por ejemplo en ciudades como Washington, viene reviviendo en muchas otras ciudades alrededor del mundo, y cumplen un rol esencial para generar espacios para la ciudadanía que sean paralelos a los parques y plazas clásicas.
Resultado de imagen para espacios publicos Nueva York  edificios privados

Espacio Público Infantil 'Villa Clorinda de Málaga' en Comas, Lima, Cortesía de Coordinadora de la Ciudad, Perú.




miércoles, 11 de abril de 2012

¿Qué hacer con la antigua Cervecería Backus? ¿Demoler, olvidar o reinventar?



Foto de Gonzalo Cáceres Dancuart,
Se observa la antigua Cervecería en todo su rosado esplendor y una esquina de la aún olvidada Alameda de Descalzos.


Desde el Puente de Piedra, desde el cerro San Cristóbal o desde google maps - cuando se mira al Rímac salta a la vista una enorme mole rosada. Pero antes de indignarse y exigir su demolición por que no tiene nada que ver con el Rímac milenario, colonial o republicano, es necesario considerar que Lima también tiene una riquísima colección de arquitectura industrial. Cuando al viejo Rímac le toque la hora y obtenga la puesta en valor que se merece desde siempre, ese día valdrá la pena pensar también como incluir la antigua Cervecería.

Una posibilidad es transformarla y reconocer su valor enorme como patrimonio industrial en un área mixta con las oficinas de marketing de Backus, donde también puedan establecerse dependencias de las agencias de publicidad con las cuales trabajan, se generarían espacios para eventos, talleres, oficinas, e incluso viviendas, sirviendo de faro para activar el centro histórico de Rímac.

Modelos y buenos ejemplos hay varios. Por ejemplo la Kulturbrauerei en Berlín (uno de los faros culturales de la ciudad) o la Zechzollverein (la famosa mina de carbón) en la región del Ruhr. Ambos se han hecho famosos como centros internacionales para las industrias creativas (Kreativwirtschaft).

Allá, pero también en otros países, a estos complejos industriales en desuso o inútiles les cambiaron el uso de manera tan espectacular como sostenible. Como el Rímac histórico ha sido declarado parte del patrimonio cultural de la humanidad ya se torna difícil mantener una producción a gran escala de cualquier tipo, por lo que me imagino que surgirá, si no ha aparecido ya, la pregunta que hacer con la vieja fábrica.

Una posibilidad es transformarla y reconocer su valor enorme como patrimonio industrial en un área mixta que incluya algunas oficinas representativas de la alta gerencia, por ejemplo con las oficinas de marketing de Backus, con un museo de la cerveza si lo desean, o un museo industrial, que aun no existe en el Perú en todo su potencial, con áreas para alquilar a empresas de servicios tecnológicos, agencias de publicidad, estudios de arquitectos, talleres, áreas para alquilar a grandes eventos e incluso con algunas viviendas tipo lofts, otras dirigidas a familias jóvenes, otras dirigidas a familias residentes en inmediaciones de la fábrica y quizá otras dirigidas hacia lo que se viene llamando vivienda intergeneracional. Y claro está, espacios semipúblicos, al continuar siendo el lugar un terreno privado. La Cervecería sería de esta manera un faro para activar el centro histórico de Rímac, un laboratorio para nuevas formas de vida y convivencia urbana en medio de la gran ciudad.

La idea sería que Backus pueda crear de esta manera un parque creativo y se posicione como mentor de industrias creativas. De paso tendríamos algo con que presentarnos como urbe metropolitana que propone nuevas formas de vida y producción desde la periferia a la aldea global. ¿Por qué no? Es menos una cuestión de recursos financieros y más una decisión que apuesta por la creatividad y la idea.

Y que ganaría la Backus? Estarían nuevamente en el lugar de su origen, otra vez cerca al centro político y también del centro financiero, ya que en la medida que se recupera el Cercado  y se interconecta a través del Metropolitano y el Metro con los otros centros de la ciudad regresan también las grandes empresas. Backus estaría visible a todos reinstalado simbólicamente en su antigua Cervecería en el viejo Rímac, ampliando su quehacer productivo (cerveza) para ofrecer a la ciudad conceptos contemporáneos como sostenibles para la vida y producción urbana.

No es la fundación de un hoyo que se tragará recursos, es una inversión a mediano plazo y un confiar en el futuro.

Pasemos el guante a su dueño.

La Zeche Zollverein en Alemania es Patrimonio cultural de la UNESCO y un faro para las nuevas formas de producción y vida,  fue modelo y punta de lanza tecnológica cuando se le inauguró, y es hoy nuevamente modelo y punta de lanza


Algunos links:
http://www.zollverein.de/index.html una antigua mina de carbón, patrimonio cultural del mundo, reconocida mundialmente como un buen ejemplo de reconversión.

http://www.landschaftspark.de/der-park 180 hec de área industrial convertida en un gran parque

http://www.gasometer.de/en_GB/index.php Uno de los tanques de gas más grandes del mundo convertido en sala de exposiciones.

http://kulturbrauerei.de/en una antigua cervercería convertida en una gran área cultural autosostenida, con varios auditorios, discotecas, talleres para artistas, salas de sonido, etc. Es uno de los principales motores de la internacional escena cultural del famoso distrito de Prenzlauer Berg en Berlín.

domingo, 1 de abril de 2012

El principio de la sostenibilidad y patrimonio - o por qué no un Kulturkaufhaus en Lima


El Palais Concert, Lima, guerrra de trincheras
La sostenibilidad va más allá de incluir la variable medio ambiental y tiene que ver, mucho más, con el sentido común que con un caja de herramientas para expertos. Lo construido en la ciudad, en el tiempo, tiene un valor que también es cuantificable económicamente. Como dice el reconocido economista suizo-alemán Hans Christoph Binswanger (2009):

[…] El principio de sostenibilidad no se aplica solamente para la conservación de la naturaleza sino también para conservar lo que generaciones pasadas crearon.

Es importante conservar las últimas porque en ellas están incorporados rendimientos productivos que máquinas y aparatos contemporáneos no pueden suplir. Estamos hablando de aquella sustancia material o construida que ha sobrevivido hasta la actualidad. La calidad de un edificio depende en gran medida de las horas hombre que han sido invertidas en su construcción, ello, porque solamente la actividad artesanal puede garantizar una diferenciación creativa, así como la inclusión en el detalle y la profundización. De esta manera, llegamos a un criterio de economía del trabajo que nos dice que lo  que tiene un valor por el trabajo invertido no debería ser desperdiciado. 

El Kulturkaufhaus, la famosa gran librería en la
Friedrichstrasse de Berlín, Alemania
Pero justamente eso es lo que pasa hoy en día cuando uno reemplaza edificios con un alto valor de trabajo por otros que tienen un valor de trabajo menor. Si consideramos los altos salarios actuales, se explica que es imposible construir edificios con un valor de trabajo y calidad similares a los antiguos. Por eso  los criterios para la conservación de inmuebles antiguos deberían ser definidos de tal manera que se incluya el valor económico que estos representan. Si nosotros destruimos este tipo de edificios, destruimos de manera irresponsable el capital económico acumulado. Una fortuna que las generaciones pasadas han creado y producido con mucho esfuerzo y con mucha inversión, y que es parte de la riqueza y bienes de los cuales dispone un país –siempre visto desde un punto meramente económico.[...]

La Librería Ateneo Gran Splendid
Buenos Aires, Argentina

The Guardian parece tener razón

debe ser una de las librerías más bellas
del mundo.
de: BINSWANGER, Hans Christoph (2009). Vorwärts zur Mäßigung.: Perspektiven einer nachhaltigen Wirtschaft.  Hamburg: Murmann. S. 191
(Traducción propia)

Entonces: no es lógico, desde una perspectiva de los principios de la teoría económica hablar de una alta productividad de la economía nacional en la que, por ejemplo, las tasas de crecimiento del sector de construcción juegan un rol importante, mientras que al mismo tiempo se destruye y anula el valor económico de lo existente. En la fórmula que calcula el aporte del sector construcción al producto bruto interno hay entonces un error de principio. 

Entonces: ¿En los cálculos financieros y de marketing estratégico que desean convertir el Palais Concert en una boutique premium se ha incluido estas otras variables?

En ese sentido me pregunto si hay alternativas para el caso del Palais Concert, que se ha convertido en una guerra de trincheras.


Una  lectora  y quizá compradora-se sienta al borde
del estante de la colección de literatura universal de la editorial
RECLAM, Kulturkaufhaus, Friedrichstrasse, Berlín
Sobre qué hacer con el Palais Concert, es claro que desde una primera mirada hay un dueño y un inquilino, y nadie debería meterse, punto aparte y pasemos al siguiente caso. Sin embargo, dado el valor patriomonial de este edificio, todos tienen derecho a opinar. Pero por ahora la posiciones están totalmente enfrentadas: por un lado los del Palais Concert proyectado para una Boutique Ripley, que va sí o sí, y, por el otro lado el Palais Concert que debe quedar valdelomariano sí o sí. Mientras que una parte demuestra absoluta insensibilidad e inteligencia estratégica en lo que se refiere a su herida imagen corporativa, la otra se concentra en la por todos deseada puesta en valor como un centro cultural, si es posible pasando por una expropiación y dejando aquella desagradable y estresante cuestión del financiamiento de este a que los resuelvan otros.

Pero creo que siempre existe una tercera posibilidad. Pensemos por ejemplo un joint venture de Ripley con alguna empresa editorial como Alfaguara o librería como Crisol,  que podrían colocar la gran casa comercial del libro y del conocimiento que todos las grandes ciudades tienen en sus avenidas comerciales más importantes. Cafe Cultural, auditorio, programa cultural, espacios para presentaciones de libro, etc. todos estos servicios podrían ser incluidos y estarían ligados a una actividad comercial que en todas las otras ciudades del mundo funciona bastante bien. 

Interiores de la Librería Ateneo Gran Splendid
Esta casa comercial del libro, como el Kulturkaufhaus en la famosa avenida Friedrichstrasse de Berlín, o la igual de famosa Librería Ateneo Grand Splendid  -  de acuerdo al Guardian una de las librerías más bellas del mundo - estaría además insertada en las rutas culturales del Centro de Lima, en franco proceso de renacimiento, conectándose con el Museo Metropolitano, MALI, Plaza Francia, Plaza San Martin, Casa de la Literatura y el Jirón Ucayali. 

Interiores de la Librería Ateneo Gran Splendid
De esta manera todos ganan: Ripley gana un poco más de dinero y  - lo que debería ser más importante para sus altas gerencias en el Perú - mejor imagen corporativa. Alfaguara o Crisol, en caso de participar, ganarían más presencia en el mercado, y la ciudadanía tendría el lugar en el cual acceder a productos del conocimiento y la cultura. Podrían presentarse de manera adecuada nuevos libros, nuevas obras, y uno podría sentarse efectivamente, luego de comprar una enciclopedia digital, el último libro de Vargas Llosa, y otro de Estruendomundo, además de los últimos ejemplares de las revistas de Harvard Business Review y de CICERO Magazin für politische Kultur  - lista de compras que podría ser  mía, pero que puede ser como a uno le dicte el corazón y el bolsillo -  en un nuevo café cultural en el antiguo Palais Concert, para un pisco, un café y una conversación interesante. Temo que tomar café o un pisquito rodeado de los estantes y escaparates de una boutique con finísima  lencería, sostenes y vestiditos, corbatas italianas, zapatos para caballeros, y maniquies para las hermosas y los hermosos, lleve el diálogo por ramas que son cultura también pero, que no permiten mucha variedad ni control a la hora de elegir el tema de conversación.

Entonces, ¿qué deseamos para Lima? ¿Qué queremos hacer con nuestros edificios emblemáticos en perfecta ubicación para generar un Centro Vivo?

Interiores de la  Librería Ateneo Gran Splendid
o Yendo de shopping cultural o consiguiendo
conocimiento y acceso a la información
en el ámbito de nuestra cultura de
consumo
.
Considero que parte de la misión de una Municipalidad Metropolitana es también asumir la tarea de permitir que se encuentren voces e intereses y se generen al final del día consensos y soluciones. 

Una actividad cultural rebosante de público
ligado a sector conocimiento
Kulturkaufhaus, Friedrichsstrasse, Berlín



Otros links: 
http://blog.pucp.edu.pe/item/85324/el-palais-concert
http://controversiarte.blogspot.com/2011/12/jornada-cultural-en-defensa-del-palais.html

Martin León Geyer, Lima, marzo 2012

domingo, 25 de marzo de 2012

Bloopers arquitectónicos o Marketing 3 - Arquitectura 0


Edificio Guernica: el exclusivo gigante
multifamiliar,
de nombre elegante,
para más de 130 familias.
Cuando pensamos y discutimos sobre nuestra ciudad se suele olvidar un actor que es más transformador que el Ministerio de Vivienda y la Municipalidad de Lima juntos. Este actor es el sector de las grandes inmobiliarias que andan sueltas por la ciudad. Y aunque uno podría estar contento porque mucha gente está encontrando de esta manera un techo propio, en realidad es poco lo que uno se puede alegrar, ya que los conceptos arquitectónicos y urbanísticos de los cuales parten sus proyectistas provienen de una Arquitectura que nace en los años 20 y que hoy se critica muchísimo. Lo que en los E.E.U.U. y en Europa es considerado un problema en cuya solución invierten enormes esfuerzos, en el Perú lo estamos repitiendo sin mayor miramiento. Traigo por esta razón algunos bloopers que desnudan el poco esfuerzo conceptual al que se animan nuestras inmobiliarias.


Dos departamentos muy exclusivos con jardín 
muy privado. A diez metros, en Cantuarias está Gastón
La Masía en Alcanfores con Cantuarias de INGO CASA. Si uno está de compras o simplemente caminando por las pequeñas y simpáticas calles  a la vuelta de la Av. Larco, en Miraflores y llega al conocido cruce de las muy miraflorinas callecitas de Alcanfores y Cantuarias se encontrará con un enorme muro. Si se eleva la mirada se descubrirá un edificio multifamiliar de tantos pisos que desde ese pequeño cruce casi ya no se pueden vislumbrar. Si además vamos por la publicidad y la encontramos, veremos que el arte y el dibujo que usan es muy bonito, que el texto que vende el proyecto suena muy bonito y  que en consecuencia pareciera que el proyecto calza perfectamente con esa clientela exigente de la cual hablan. 

Pero si miramos con detenimiento la  propuesta arquitectónica y nos preguntamos si esta responde a lo que van a cobrar, nos damos cuenta que el concepto es puro aire. Lo más resaltante: anuncian la inclusión de dos exclusivos departamentos con jardín privado.  Pero cuando se mira con detenimiento la bonita maqueta que está en la oficina de ventas, se verá que esos dos departamentos de lujo están en la primera planta, separados por un muy privado muro de media altura del pleno cruce Cantuarias con Alcanfores. ¿Quién va querer disfrutar de privacidad exclusiva en un ambiente a 30 centímetros del bullicio de una de las esquinas más activas de Miraflores? ¿De que jardín privado están hablando? ¿Por qué insisten en fingir zona residencial en una zona mixta ? ¿Por qué insisten en ignorar al vecindario en sus proyectos? Para mal pensados este aviso suena más a una estafa. ¿Por qué no propusieron lo que casi todos los otros edificios alrededor ofrecen, y lo que pareciera ser sentido común, es decir espacios para comercio o incluso espacios públicos en la primera planta? Seguramente podrían haber hecho más "negocio" con una línea en el primer nivel dedicada al negocio y a los servicios,  ya que estas tendrían con alta probabilidad excelentes resultados. Y le habrían hecho un enorme favor a la ciudad al participar de lo que caracteriza a todo centro vivo, el ir y venir de la gente. Esa esquina, con su jardín privado a  20  0 30 centímetros - dependiendo del grosor de los ladrillos utilizados -  del caos de una de las zonas comerciales más dinámicas de la ciudad hubiera sido perfecto para un café, un restaurante, heladería, con terraza y mesitas, a 10 metros del restaurante Astrid y Gastón.
En La Guía Inmobiliaria, Nr. 04 Setiembre/Octubre 2011, pág 56.

Plano de uno de los departamentos 
exclusivos en el primer 
piso con jardín privado, 
exactamente en la muy tranquila
esquina Cantuarias
con Alcanfores.
















Vista de Voyeur, ya no es necesario jugar
golf para ser parte
The most, de Inmobiliari nos regala exclusividad y dominio.  Eso suena muy bonito. Es el mas más de los proyectos, si interpretamos el nombre del proyecto desde el inglés. Se anuncia como un mundo aparte y vaya que lo es, vende acceso pero solo ofrece voyeurismo desde sus ventanales, como lo muestra el bonito video promocional en el que se ve la hermosa extensión y libertad que ofrecen las áreas del Golf. Anuncian 2900 m2 de áreas verdes, pero si nos llevamos por las vistas simuladas del proyecto, vemos que el proyecto se encierra detrás de una reja, es pues un condominio autoenjaulado, que finge ser abierto. Donde se mira pero no se toca el parque, donde se finge ser parte del club.
En La Guía Inmobiliaria, Nr. 04 Setiembre/Octubre 2011, pág 116, 117.
No queda muy claro si los 2900 metros cuadrados prometidos están dentro de  reja o fuera
 de la reja, y dentro del Golf

Guernica de INGO CASA. Finalmente la cuestión del nombre. A veces los esfuerzos de las estrategias del marketing pueden disparar hacia atrás. Guernica dudo que tenga el sexappeal de la Riviera italiana, que en los balnearios de nuestro sur sigue como nombre en popularidad inmediatamente luego  de la la combinación Asia de algo. Guernica suena exótico, culto, especial y  de todas maneras muy sofisticado. No faltará seguramente  por allí alguien que efectivamente mencione Picasso, lo que hace la palabra aún más exótica, sexy y sofisticada. Pero una mirada a la historia del arte nos hará recordar que el cuadro Guernica de Pablo Picasso  fue una obra que protestaba y desnudaba con el lenguaje pictórico más cruel del cual pudo disponer el pintor para denunciar el absurdo, cobarde  y malvado bombardeo de la pequeña y humilde Ciudad de Guernica durante la guerra civil de España, en el lejano y  por eso casi olvidado año de 1936. Queda entonces para la adivinanza encontrar la verdadera intención de aquellos que escogieron el nombre de Guernica para su proyecto inmobiliario ubicado en el cruce de 28 de julio con la Av. Reducto, en Miraflores. Aunque una mirada a su página web nos mostrará que consideran que Guernica lo pinto Picasso para nuestro agrado y deleite. Temo que con la igual seguridad que da la ignorancia, que puede que los proyectistas piensen que su edificio nos trae un aporte revolucionario y transformador, para la arquitectura miraflorina y para el desarrollo urbano de la ciudad. Quizá incluso estén soñando obtener alguno de los tantos reconocimientos con los que el starsystem limeñisimo de nuestros arquitectos se suele autopremiar.
En La Guía Inmobiliaria, Nr. 04 Setiembre/Octubre 2011, pág 58


jueves, 1 de marzo de 2012

Sobre Valdelomar, palacios, conciertos y boutiques

de Herbert Rodriguez

Nuestro futuro billete de cincuenta solos, en una lúcida y clarividente versión de mi amigo Herbert Rodriguez. Pero este cuento no tiene que terminar de esta manera: si uno busca soluciones siempre las puede encontrar. En el caso sobre que hacer hoy con el Palais Concert, Ripley podría con facilidad acercarse a una empresa ligada a la industria editorial, asociarse y ofrecer en el Centro de Lima la Gran Librería que todas las otras grandes ciudades tienen. Y si una parte la reserva para eventos alrededor de la literatura y para un café literario, y si además hace sus planos transparentes y deja que aquel flaneur que transita por el Jirón de la Unión, subiendo desde la Plaza San Martin para llegar, si quiere a la Casa de la Literatura o al Museo de la Gastronomia - como más le apetezca - goce de los avances de la restauración, como se hace en otras ciudades, todos saldrian quizá ganando.

lunes, 9 de enero de 2012

Moderna playa subterránea - Un nuevo estacionamiento público en Miraflores

La necesidad de crear espacios para estacionamientos es enorme en toda la ciudad. Pero lo mismo podemos decir sobre las pocas áreas verdes que tiene Lima. No queda entonces claro porque tiene que intervenirse en esta escala el Parque Kennedy. Existen muchos edificios o terrenos sin uso, incluso en el centro de Miraflores. Cuantas playas de estacionamiento que tengan más de dos pisos, de la omnipresente "Los Portales" o de otros,  existen en Miraflores ? Estas playas de estacionamiento al ras del suelo, ¿no son acaso un extraordinario lujo que un centro urbano como Miraflores ya no puede dejar de desperdiciar? No siempre es necesario construir cosas nuevas para solucionar viejos problemas. Opciones hay, por ejemplo: hacer que nuevas edificaciones que quieran crecer más alto que en estándar permitido, tengan que incluir estacionamientos públicos, parecido a lo que se hace en Nueva York con espacios públicos hace 40 años; dar facilidades tributarias y asesoría a quienes pongan a disposición estacionamientos públicos en sus sótanos; encontrar y negociar modelos rentables que permitan hacer crecer verticalmente las actuales playas de estacionamiento al ras del suelo. Lo que necesita Miraflores, como los otros distritos, es entonces menos grandes y nuevas intervenciones, y más creatividad en la gestión y planeamiento urbano.

Más información:

viernes, 6 de enero de 2012

Sobre túneles y viejos adobes

El Comercio, 06 de enero 2012, a10

En la sección Metropolitana (A10) de El Comercio del 06 enero 2012 apareció una vez más un amplio artículo sobre la disputa entre el Ministerio de Cultura y la Municipalidad de Ate. De acuerdo al alcalde de este distrito, el tajo abierto en el cerro Puruchuco debería ir: sí o sí, con dinamita o sin ella. Toda otra opción es un atentado contra el progreso de la ciudad. Pero el contenido más interesante lo encuentro en la cita textual de un representante de la Sociedad de Urbanistas del Perú. Erick Reyes dice, según este artículo: "La postura del Ministerio de Cultura no se maneja con criterios técnicos. Un túnel es más caro y crea más complicaciones al tránsito".

Esta frase revela bastante y nada agradable. Si todos los urbanistas en el Perú piensan como él, que los únicos criterios para hacer ciudad son costos y flujos, entonces el futuro de nuestras ciudades es más sombrío de lo que pensaba. Y recuerdo que urbanistas en Alemania, EEUU, Japón, Corea, etc., se rompen la cabeza para encontrar soluciones que se ajusten a la alta complejidad y apabullante cantidad de factores que produce una ciudad, que ni siquiera llega a ser considerada como “metropolitana”. Y en esas visiones el libre tránsito del automóvil, público o privado, ya no es el único criterio desde hace mucho tiempo.

El Ministerio de Cultura emite su dictamen desde la perspectiva de su sector y no sobre circulación. No se resiste a la necesidad de ampliar la Av. Javier Prado. Para ser consciente de que la ciudad requiere urgentemente de esta ampliación no es necesario ser urbanista sino, únicamente, poblador urbano. Este ministerio pregunta -porque considera que desde su lectura (cultural) no procede el tajo abierto- si es que es posible hallar otra solución. ¿Quizá un túnel? Ya el cómo, cuánto y quién lo paga es asunto de otros.

Sin embargo, el argumento de que la única opción técnica es el tajo abierto, no tiene mucho asidero.  Es como argumentar que en Roma o Atenas todas esas ruinas ya no tienen nada que ver con el futuro. Miremos entonces más allá de Lima y Perú. Muchas ciudades del mundo, ricas o pobres: tienen túneles.  Algunas veces los construyen en efecto para agilizar el tránsito y comunicar partes de la ciudad con otras, pero también los hacen construir para revivir centros históricos o para proteger zonas monumentales e incluso, alguna especie animal o vegetal incapaz de migrar hacia otra parte. Y a veces los construyen porque su población considera poco grato a la vista un tajo en medio de un cerro. Hoy en día, pocos (quizá solamente ingenieros expertos en tajos abiertos) pueden maravillarse con el artificial perfil de un tajo llevado a cabo con precisión técnica. Para los demás será un hueco, una herida, algo no natural o solamente un paso. Lo que urbanistas llaman en la actualidad intervención paisajística es hoy en día un criterio cada vez más relevante. Y un tajo abierto no es necesariamente buen paisaje.

¿Cuál es entonces la segunda intención de Reyes, cuando acusa a los expertos del Ministerio de Cultura de no tener criterio técnico? Para un experto eso equivale a un insulto. Nada peor que un experto sin criterio técnico. Y es que expertos son eso: expertos en cuestiones técnicas. ¿Quién sabe entonces más sobre resistencia de adobes? ¿expertos del Ministerio de Transporte o expertos del Ministerio de Cultura? ¿Acaso retira competencia técnica a un arqueólogo por no ser urbanista o experto en circulación?

¿Es tan difícil ponerse de acuerdo y torcer el brazo? ¿Y si el túnel demora más que la gestión del actual alcalde de Ate, por qué tanto apuro y tanta irritación con esta, para el alcalde de Ate, tan fastidiosa e incompetente decisión del Ministerio de Cultura? Si el proyecto de la ampliación ha demorado tanto, decenios para ser precisos, ¿por qué no tomarse el tiempo para buscar la mejor solución consensuada y financiable para la ciudad desde todo aspecto? ¿No hay ninguna institución internacional que estaría dispuesta apoyar el túnel antes que el tajo? Y si hablamos tanto de nuestro crecimiento económico: ¿por qué no se puede pensar en gastar en un túnel? No estamos hablando del túnel entre Honshu y Hokkaido, al fin y al cabo; si miramos desde google maps, se trata de un tunelcito. Y Lima, orgullosa de su pasado milenario, ¿no lo puede financiar de ninguna manera? Pero sí puede financiar un túnel mucho más largo y costoso que conectará Lurigancho? ¿Flujo es siempre más importante que patrimonio cultural?

Es tiempo de que consideremos que a veces la solución más cara a primera vista es la mejor inversión a mediano y largo plazo. Si quiero comprar una buena computadora no puedo ir y tomar la primera ganga que me ofrecen, sin mirar a ningún lado más y sin pensar en lo que verdaderamente necesito. No puede ser todo costos y flujos. Creo que hay más variables y factores en juego. Espero que nos alcance el sentido común, aunque cueste más.

Más información: