lunes, 9 de enero de 2012

Moderna playa subterránea - Un nuevo estacionamiento público en Miraflores

La necesidad de crear espacios para estacionamientos es enorme en toda la ciudad. Pero lo mismo podemos decir sobre las pocas áreas verdes que tiene Lima. No queda entonces claro porque tiene que intervenirse en esta escala el Parque Kennedy. Existen muchos edificios o terrenos sin uso, incluso en el centro de Miraflores. Cuantas playas de estacionamiento que tengan más de dos pisos, de la omnipresente "Los Portales" o de otros,  existen en Miraflores ? Estas playas de estacionamiento al ras del suelo, ¿no son acaso un extraordinario lujo que un centro urbano como Miraflores ya no puede dejar de desperdiciar? No siempre es necesario construir cosas nuevas para solucionar viejos problemas. Opciones hay, por ejemplo: hacer que nuevas edificaciones que quieran crecer más alto que en estándar permitido, tengan que incluir estacionamientos públicos, parecido a lo que se hace en Nueva York con espacios públicos hace 40 años; dar facilidades tributarias y asesoría a quienes pongan a disposición estacionamientos públicos en sus sótanos; encontrar y negociar modelos rentables que permitan hacer crecer verticalmente las actuales playas de estacionamiento al ras del suelo. Lo que necesita Miraflores, como los otros distritos, es entonces menos grandes y nuevas intervenciones, y más creatividad en la gestión y planeamiento urbano.

Más información:

viernes, 6 de enero de 2012

Sobre túneles y viejos adobes

El Comercio, 06 de enero 2012, a10

En la sección Metropolitana (A10) de El Comercio del 06 enero 2012 apareció una vez más un amplio artículo sobre la disputa entre el Ministerio de Cultura y la Municipalidad de Ate. De acuerdo al alcalde de este distrito, el tajo abierto en el cerro Puruchuco debería ir: sí o sí, con dinamita o sin ella. Toda otra opción es un atentado contra el progreso de la ciudad. Pero el contenido más interesante lo encuentro en la cita textual de un representante de la Sociedad de Urbanistas del Perú. Erick Reyes dice, según este artículo: "La postura del Ministerio de Cultura no se maneja con criterios técnicos. Un túnel es más caro y crea más complicaciones al tránsito".

Esta frase revela bastante y nada agradable. Si todos los urbanistas en el Perú piensan como él, que los únicos criterios para hacer ciudad son costos y flujos, entonces el futuro de nuestras ciudades es más sombrío de lo que pensaba. Y recuerdo que urbanistas en Alemania, EEUU, Japón, Corea, etc., se rompen la cabeza para encontrar soluciones que se ajusten a la alta complejidad y apabullante cantidad de factores que produce una ciudad, que ni siquiera llega a ser considerada como “metropolitana”. Y en esas visiones el libre tránsito del automóvil, público o privado, ya no es el único criterio desde hace mucho tiempo.

El Ministerio de Cultura emite su dictamen desde la perspectiva de su sector y no sobre circulación. No se resiste a la necesidad de ampliar la Av. Javier Prado. Para ser consciente de que la ciudad requiere urgentemente de esta ampliación no es necesario ser urbanista sino, únicamente, poblador urbano. Este ministerio pregunta -porque considera que desde su lectura (cultural) no procede el tajo abierto- si es que es posible hallar otra solución. ¿Quizá un túnel? Ya el cómo, cuánto y quién lo paga es asunto de otros.

Sin embargo, el argumento de que la única opción técnica es el tajo abierto, no tiene mucho asidero.  Es como argumentar que en Roma o Atenas todas esas ruinas ya no tienen nada que ver con el futuro. Miremos entonces más allá de Lima y Perú. Muchas ciudades del mundo, ricas o pobres: tienen túneles.  Algunas veces los construyen en efecto para agilizar el tránsito y comunicar partes de la ciudad con otras, pero también los hacen construir para revivir centros históricos o para proteger zonas monumentales e incluso, alguna especie animal o vegetal incapaz de migrar hacia otra parte. Y a veces los construyen porque su población considera poco grato a la vista un tajo en medio de un cerro. Hoy en día, pocos (quizá solamente ingenieros expertos en tajos abiertos) pueden maravillarse con el artificial perfil de un tajo llevado a cabo con precisión técnica. Para los demás será un hueco, una herida, algo no natural o solamente un paso. Lo que urbanistas llaman en la actualidad intervención paisajística es hoy en día un criterio cada vez más relevante. Y un tajo abierto no es necesariamente buen paisaje.

¿Cuál es entonces la segunda intención de Reyes, cuando acusa a los expertos del Ministerio de Cultura de no tener criterio técnico? Para un experto eso equivale a un insulto. Nada peor que un experto sin criterio técnico. Y es que expertos son eso: expertos en cuestiones técnicas. ¿Quién sabe entonces más sobre resistencia de adobes? ¿expertos del Ministerio de Transporte o expertos del Ministerio de Cultura? ¿Acaso retira competencia técnica a un arqueólogo por no ser urbanista o experto en circulación?

¿Es tan difícil ponerse de acuerdo y torcer el brazo? ¿Y si el túnel demora más que la gestión del actual alcalde de Ate, por qué tanto apuro y tanta irritación con esta, para el alcalde de Ate, tan fastidiosa e incompetente decisión del Ministerio de Cultura? Si el proyecto de la ampliación ha demorado tanto, decenios para ser precisos, ¿por qué no tomarse el tiempo para buscar la mejor solución consensuada y financiable para la ciudad desde todo aspecto? ¿No hay ninguna institución internacional que estaría dispuesta apoyar el túnel antes que el tajo? Y si hablamos tanto de nuestro crecimiento económico: ¿por qué no se puede pensar en gastar en un túnel? No estamos hablando del túnel entre Honshu y Hokkaido, al fin y al cabo; si miramos desde google maps, se trata de un tunelcito. Y Lima, orgullosa de su pasado milenario, ¿no lo puede financiar de ninguna manera? Pero sí puede financiar un túnel mucho más largo y costoso que conectará Lurigancho? ¿Flujo es siempre más importante que patrimonio cultural?

Es tiempo de que consideremos que a veces la solución más cara a primera vista es la mejor inversión a mediano y largo plazo. Si quiero comprar una buena computadora no puedo ir y tomar la primera ganga que me ofrecen, sin mirar a ningún lado más y sin pensar en lo que verdaderamente necesito. No puede ser todo costos y flujos. Creo que hay más variables y factores en juego. Espero que nos alcance el sentido común, aunque cueste más.

Más información: