lunes, 6 de mayo de 2013

Como ceder el paso a una ambulancia


https://www.facebook.com/photo.php?v=119002748299316
Para ceder el paso a una ambulancia no es necesario ser alemán. En el Perú, tanto ambulancias como bomberos sufren día a día pasar por el tráfico infernal. Que es un viaje directo al infierno y que debe de ser una de las experiencias más desesperanzadoras que uno puede llegar observar, nos confirma si la próxima vez que escuchemos una sirena y los veamos combatir para llegar a salvar vidas, nos quedamos quietos y observamos con detenimiento.

Uno podría decir que la responsabilidad es de la polícia, de los municipios, de la tia lentejita, de las combis asesinas, de Claudio Pizarro, o sinfin de explicaciones. Pero el hecho es que si las ambulancias y los bomberos no logran pasar, es por nuestro única culpa. Creo que son tres las razones por los cuales hemos aprendido hacerles la vida a cuadritos a este tipo de vehículo.

Sirena 1:  la finta nomás, como me han comentado varios taxistas, muchas veces no pasa nada y ponen la sirena para aprovecharse y ganar una ventaja. Reflexión: eso puede ser cierto, lo he visto con mis propios ojos, una ambulancia en Jesús María en hora punta haciendo un enorme escándalo para luego apagar todo, cerrar el carro y entrar a comer a un chifa (Los seguí hasta la puerta y me senté a tomar una sopa wantán, eso sí, en otra mesa). Sin embargo y aun cuando todos los chóferes de ambulancias sean unos conchudos o unos frescos. Basta que estén llevando una persona en riesgo de muerte, para que ejercitemos siempre el deber de ceder el paso. El problema es: como no tenemos una cámara térmica como el FBI y tampoco podemos leer el pensamiento de los chóferes, no nos queda otra que ceder el paso lo más pronto posible.

Sirena 2: Desidia es peor que ignorancia, lo que pasa atrás de uno, o a muchos metros de distancia (tan lejos que solamente se escucha la sirena) para muchos no amerita que se tenga que reaccionar. ¿Cuántas veces he visto ingresar al cruce un carro como si la ambulancia  que se viene con todo fuese un semáforo en amarillo más? ¿Cuántas veces has visto cruzar a una persona rapidito y como para aprovechar cuando se acerca enormemente el carro de bomberos? Reflexión: Tener caña es justamente prever y saber que hacer cuando se escucha la sirena que se acerca inexorablemente. Reaccionar cuando la ambulancia o los bomberos le están pisando a uno la cola, es demasiado tarde, y como los de delante tampoco han prevenido que hacer, la consecuencia es que se cede el paso a cuenta gotas. Y eso es mortal para el otro que podría ser nosotros mismos o alguien querido.

Sirena 3. Sufrir de mayor desconocimiento: En verdad creo que la gran mayoría de los que manejan quieren ceder el paso lo mejor posible. Pero el sistema con el cual aprendemos a manejar, sea en la escuela para conductores, sea en la calle, no funciona. Sin embargo la cuestión es fácil: Para hacerlo de manera rápida y segura solamente hay que recordar la regla respectiva y abrirse mucho antes que aparezca la ambulancia o los bomberos encima de nuestro retrovisor o a nuestro lado.

Un vídeo tomado en una carretera alemana muestra que fácil es, si todos actúan igual y con solidaridad organizada, y es que pura solidaridad, solamente sintiendo y dejando de pensar puede ser igual de catastrófico que si no se hace nada. Ojo, no se trata de demostrar que en otros países son más desarrollados o más civilizados. Al fin y al cabo ninguna cultura es perfecta. Pero que si hay una solución simple y práctica, eso debería ser la conclusión. El vídeo de una autopista alemana se suele replicar en muchísimos países todos los días. Y que en muchos otros el problema es similar nos muestran los comentarios en youtube de todo el mundo.  A ver si nos ayudamos mutuamente la próxima vez y cedemos el paso con anticipación. Nos vemos entonces en la próxima sirena...